• Estás en:
  • Inicio
  • Sala de prensa
  • «Si te elige el mejor aeropuerto del mundo, tú también eres el mejor»
Sala de prensa

«Si te elige el mejor aeropuerto del mundo, tú también eres el mejor»

06 • 05 • 2019

La empresa salmantina de cambio de moneda abre 41 oficinas en el nuevo Aeropuerto Internacional de Estambul.

 

Isidoro Alanís, en las instalaciones de la central de Global Exchange en Salamanca. / MANUEL LAYA

 

La empresa internacional salmantina de cambio de moneda Global Exchange ha puesto en marcha recientemente uno de los proyectos más importantes en sus 23 años de historia, tras conseguir la concesión del servicio de cambio de moneda en el flamante aeropuerto internacional de Estambul, en el que ha invertido casi 40 millones de euros.

– ¿Qué tiene de extraordinario el nuevo aeropuerto internacional de Estambul?

-Para poner en contexto cómo es y qué significa dentro del panorama de los aeropuertos en el mundo el nuevo aeropuerto internacional de Estambul, se pueden dar algunas cifras. Se han invertido 11.000 millones euros en su construcción y por ejemplo, en las dos terminales de la T4 de Madrid, la inversión rondó los 6.000 millones en todas las infraestructuras. Ahora mismo, el de Estambul, es el más moderno, el más bonito, el mejor…. y todo funciona a la perfección. Además, la transición tras el cierre de Ataturk al nuevo aeropuerto internacional ha sido ejemplar, lo que dice mucho de Turquía como país y sobre su futuro.

– ¿Qué supone para Global Exchange comenzar a operar allí?

-Si extrapolamos esto a Global Exchange, es evidente que si estamos allí porque hemos mejorado la oferta de nuestros competidores, incluida la primera empresa del mundo en este sector, es por algo. No tenemos la exclusividad porque hay presentes algunos bancos que ofrecen servicio de cambio, pero nuestra presencia es mayoritaria, pues tenemos 41 de las 48 oficinas de cambio del aeropuerto. Cuando el más moderno, más bonito y mejor aeropuerto del mundo te elige y te quiere para que ofrezcas ese servicio, es porque, sin duda, tú también eres el mejor del mundo. Y para nosotros es un orgullo.

– ¿Qué volumen de inversión ha requerido este proyecto?

-En esas 41 oficinas van a trabajar dentro de muy pocos días 400 personas, cuando todo este desarrollado, y ha supuesto nuestro mayor proyecto de inversión en los 23 años de historia de la empresa con cerca de 40 millones de euros. Son 41 oficinas porque hay que dar servicio a un aeropuerto inmenso. En la semana en la que organizamos la apertura yo me recorría 19 kilómetros diarios visitando las oficinas porque aún no nos había autorizado los carritos eléctricos para desplazarnos por allí.

– ¿Ya está todo en marcha?

– Actualmente pueden estar ya allí trabajando unas 280 personas, el lunes que viene empezarán otras 80 y la semana que viene, el resto. Hay que tener en cuenta que para formar a esas 280 hemos tenido que mandar Estambul a otras 58 personas de otras filiales para asesorar a todo el personal de las 25 primeras oficinas que hemos abierto ya.

«El capital de la empresa es cien por cien español, de Salamanca, de Fuentes de Oñoro…»

– ¿Qué peso tiene dentro de la estructura de Global Exchange esta nueva delegación en Turquía?

-El peso de la filial de Estambul va a ser muy grande. Estamos muy contentos de cómo ha ido todo en el arranque y el proceso de transformación ha superado las expectativas. Yo creo que a partir del próximo año, cuando esté todo en marcha, representará el 25 o el 30% del grupo. Como ejemplo, el peso de nuestra actividad en España es del 10%

– ¿Pero la sede de la empresa sigue aquí en España y más concretamente en Salamanca?

-Pues la sede de la empresa se queda aquí porque estamos muy a gusto en Salamanca. Irte a Madrid te encarece los costes de la sede centrales en un 40%, aunque nos toque viajar a menudo a la capital. Estar en una ciudad pequeña genera más productividad, empezando por la calidad de vida de los empleados. Y luego esta el precio de los alquileres….. En definitiva que hay que cambiar la mentalidad a ese respecto, porque a veces lo que nos encontramos en las ciudades pequeñas es que nos cuesta más retener el talento.

– Hasta el momento, ¿tenían representación en Turquía?

-Hasta ahora teníamos presencia en el aeropuerto de Antalya, en la zona del mediterráneo, una zona turística en la que empezamos hace un año y que nos ha ido bien. Luego tenemos otro contrato firmado para entrar en un tercer aeropuerto turco, pero hay ciertos flecos por resolver, aunque esperamos que este en marcha dentro de unos meses.

– ¿Por qué una inversión de este tipo en Turquía?

-La decisión de desembarcar con un proyecto tan ambicioso en Turquía se produce, en primer lugar, porque abren un aeropuerto nuevo y nosotros nos presentamos a un concurso y ganamos esa negociación. Las oportunidades surgen donde surgen. Y después, Turquía es uno de los países que más me ha sorprendido de forma positiva de todos los que he visitado, y ya son algunos. La eficiencia de la gente, la alegría que se ve, como son de afables, con un 60% de jóvenes, y sobre todo son muy buenos profesionales, motivados… Es un país con gran potencial.

– ¿Qué supone para la empresa haber conseguido esta concesión?

-Para nosotros va a ser una gran una carta de presentación como empresa. El mejor aeropuerto del mundo elige a los mejores proveedores del mundo y nos ha elegido a nosotros para ofrecer el servicio de cambio de moneda, así que podemos decir que somos los mejores del mundo. Y eso es una realidad, porque hemos ganado un concurso en el que estaban las más grandes y mejores empresas del sector y nos han elegido a nosotros para los próximos 15 años. Entre los rivales estaba la empresa más fuerte, que ahora es de capital árabe y que dentro de poco saldrá a bolsa. Una empresa que en números, es significativamente mayor que nosotros. Pero nosotros tampoco queremos ser tan mayores. Preferimos ser los mejores. No todo está en el tamaño.

– ¿Cuáles son los proyectos para el futuro?

-De momento ya nos han dado una nueva concesión, pero no está confirmada oficialmente por escrito y no quiero adelantar nada, pero es bastante importante también.

– ¿Cómo se reparte Global Exchange por el mundo?

– Actualmente tenemos 320 oficinas en todo el mundo; cuando se incorporen los nuevos empleados a las oficinas de Estambul llegaremos a los 2.500 trabajadores en 22 países diferentes, y si todo va bien, en los próximos meses, en alguno más. En España tenemos unos 400 empleados. Este año estaremos en unos 1.400 millones de euros de cambio de moneda; unos 150 millones de ingresos, de 20 a 25 millones de EBITDA…, yo creo que en unas cifras que ya son importantes. Y con 100% de capital salmantino, de Fuentes de Oñoro.

– ¿Pensó alguna vez cuando se fundó la empresa en 1996 que llegaría a tener este peso?

-Cuando empiezas no te imaginas nunca una evolución como la que hemos tenido, porque viene marcada por determinadas circunstancias. En nuestro caso, el crecimiento ha venido marcado por nuestro proceso de internacionalización a raíz de la entrada del euro. Nos dejó sin clientes y tuvimos que iniciar este proceso de internacionalización que ya es una línea de no retorno. Entonces sí te marcas unos planes estratégicos para seguir creciendo, que en nuestro caso son cada cinco años y que nos marcan el ritmo. El actual acaba en 2021, pero en esta ocasión vamos muy bien y es muy probable que en 2020 hayamos cumplido con todos los objetivos que nos marcamos.

– ¿Qué papel juegan los aeropuertos en su negocio?

-Antes de la llegada del euro no estábamos en aeropuertos. Estábamos en la frontera con Portugal, donde empezamos, en alguna ciudad como Salamanca o Toledo y destinos turísticos como Mijas y Ronda y poco más. El 98% de nuestro clientes pasaron a utilizar euros y nos quedamos sin clientes . Tras ese cambio tan radical nos centramos en los aeropuertos, y ahora el 98% de nuestros clientes opera en ellos, aunque también estamos presentes en algunos hoteles de destinos turísticos, como República Dominicana y México. Y en España también ofrecemos servicio a domicilio para el canal web o para los clientes de ING, porque le llevamos los servicios de cambio de divisas.

– ¿Qué origen tiene el capital de la empresa?

– En cada país, las filiales son sociedades independientes con legislación de los bancos centrales de cada país, porque son ellos los que regulan nuestra actividad. Pero el accionista de todas las sociedades, con el 99% del capital,

y si podemos el cien por cien, es la casa madre, Eurodivisas. Todo el dinero regresa a España. Por eso no entendemos que el actual Gobierno hable de internacionalización y luego hubiese propuesto aplicar un impuesto del 5% a la repatriación de dinero.

– ¿Cómo se organiza y gestiona una empresa repartida por medio mundo?

-Muchos de los responsables de las delegaciones son españoles. Es lógico que si los centros de formación de directivos están aquí, la mayoría sean españoles. En la central lo que hacemos es esforzarnos por dar el mejor servicio en cualquiera de nuestras delegaciones por el mundo. El procedimiento y el sistema de trabajo es el mismo en todo el mundo y en todos los sectores. Aquí en Salamanca trabajamos unas 130 personas de las que más del 60% es del departamento de tecnología. Para nosotros son básicos los desarrollos tecnológicos y los hacemos todos en casa y damos servicio a todas las filiales desde aquí. Cada filial tiene una administración diferente en función de la legislación de cada país, pero los procedimientos tienen que ser iguales y los marcamos desde aquí. Una persona puede estar en España, pasar por Australia o Hong Kong y luego ir a Uruguay y no le ha cambiado absolutamente nada en la forma de trabajar. Por eso mandamos tantos formadores al iniciar un proyecto. Y el idioma oficial es el español, aunque hablemos mucho inglés y trabajemos en seis idiomas en los que se redactan todos los procedimientos y sistemas.

Más información:

María José López Pérez comunicacion@grupoglobalexchange.com

Tel. 923 28 13 18